No es mal sastre el que conoce el paño: Significa que una persona que conoce bien su materia prima o su trabajo no cometerá errores significativos.