No es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia: Enseña que no se trata solo de limpiar constantemente, sino de evitar ensuciar en primer lugar.