No es solo el hombre el que mea a la pared, porque el perro mea también: Sugiere que algunas acciones no son exclusivas de los humanos y que hay similitudes en el comportamiento animal y humano.