No está el horno para bollos: Significa que la situación o el momento no es adecuado para tratar asuntos sencillos o triviales.