No está siempre el agua clara, ni el palo para la cuchara: Nos dice que las situaciones pueden cambiar, y no siempre encontramos las condiciones ideales para lo que deseamos.