No fíes de perro que cojea, ni de mujer que lloriquea: Aconseja tener cuidado con las personas o cosas que muestran signos de debilidad o engaño.