No hay asqueroso que no sea escrupuloso: Ironiza sobre el hecho de que incluso las personas poco higiénicas o desordenadas pueden tener sus propios estándares o límites.