No hay bien ni mal que cien años dure: Se refiere a la idea de que las situaciones y las circunstancias cambian con el tiempo, y lo que es bueno o malo hoy puede no serlo en el futuro.