No hay manjar que no empalague, ni vicio que no enfade: Advierte que el exceso en cualquier cosa, ya sea en la comida o en los placeres, puede llevar al disgusto o al hastío.