No hay más cera que la que arde: Indica que no se debe gastar o utilizar recursos innecesarios si no hay una razón para hacerlo.