No hay moza fea ni moneda de oro que tosca sea: Nos recuerda que la belleza subjetiva y que incluso algo o alguien que parece poco atractivo puede tener cualidades valiosas.