No hay nada peor que un pobre harto de pan: Este refrán advierte que incluso alguien que tiene muchas posesiones puede sentirse insatisfecho si no tiene otras necesidades emocionales o espirituales satisfechas.