No hay peor ciego que el que no quiere ver: Indica que la obstinación o la negación voluntaria pueden ser más perjudiciales que la falta de visión física.