No hay que arrear ganado flaco: Significa que no se debe presionar o exigir demasiado a alguien que ya está en una situación difícil o débil.