No hay que buscarle tres patas al gato, sabiendo que tiene cuatro: Advierte contra la tendencia a complicar innecesariamente una situación simple o a buscar problemas donde no los hay.