No hay que ofender al cocodrilo antes de pasar el río: Este refrán advierte sobre la importancia de no provocar o desafiar a alguien o algo antes de haber superado un obstáculo o desafío.