No hay que vender la piel del oso antes de haberlo matado: Aconseja no anticipar el éxito o los beneficios antes de haber logrado o completado una tarea.