No hay urraca sin mancha blanca: Este refrán juega con la idea de que incluso algo aparentemente perfecto o puro puede tener una imperfección oculta.