No le pido pan al hambre, ni chocolate a la muerte: Este refrán utiliza metáforas para expresar que no se deben esperar cosas positivas de situaciones o condiciones que son inherentemente negativas o peligrosas.