No pidas a quien pidió, ni sirvas a quien sirvió: Este refrán sugiere que no debes pedirle favores a alguien que ya te los ha pedido antes, ni servir a alguien que te ha servido previamente, ya que es mejor mantener un equilibrio en las relaciones.