No se escarmienta, mi viejo, sino en el propio pellejo: Este refrán sugiere que las lecciones más efectivas se aprenden a través de la experiencia personal y los errores propios, en lugar de escuchar los consejos de otros.