No siempre llega primero, quien camina más ligero: Nos recuerda que la velocidad no siempre garantiza el éxito; a veces, la paciencia y la estrategia son más importantes.