Nobleza y cariño, los hereda el niño: Sugiere que la nobleza y el afecto no son innatos, sino que se aprenden y se transmiten a través de la crianza y la educación.