Nunca es tarde si la dicha es buena: Nos recuerda que siempre es un buen momento para disfrutar de la felicidad, independientemente de cuándo llegue.