Nunca falta un pelo en la sopa: Se utiliza para señalar que siempre habrá alguna pequeña imperfección o problema, incluso en situaciones que parecen perfectas.