Nunca tomar es malo, como no sean palos: Este refrán puede variar en significado dependiendo de la región, pero generalmente se refiere a que consumir alcohol no es malo, a menos que se convierta en un problema o exceso.