Oír como quien oye llover: Describe una actitud pasiva o indiferente hacia lo que se escucha, como si las palabras o información no tuvieran importancia o impacto en la persona que las recibe.