Ojo por ojo y diente por diente: Este refrán refleja la idea de que la justicia debe ser proporcional a la ofensa. Significa que la respuesta o el castigo a una acción debe ser igual en magnitud a la acción misma.