Ojos que no ven, corazón que no siente: Significa que si no vemos o conocemos algo, es menos probable que nos afecte emocionalmente. Implica que la ignorancia puede ser una forma de protección contra el dolor o la tristeza.