Ovejita de Dios, el diablo te trasquile: Advierte que incluso las personas piadosas o inocentes pueden enfrentar dificultades o ser víctimas de situaciones injustas. Puede ser un recordatorio de que la vida puede ser desafiante para todos.