Padre arriero, hijo caballero, nieto pordiosero: Este refrán sugiere que la prosperidad puede disminuir de una generación a otra. Mientras que el padre era arriero (trabajador con animales de carga), el hijo se convierte en caballero (posiblemente con una vida más cómoda) y el nieto termina siendo pordiosero (mendigo o sin recursos).