Palabra y piedra suelta no tienen vuelta: Indica que una vez que una palabra se pronuncia o una piedra se arroja, no se pueden deshacer las consecuencias. Destaca la importancia de pensar antes de hablar o actuar.