Para afilar el formón, hay que darle al mollejón: Este refrán indica que para mejorar o perfeccionar una habilidad o herramienta, a veces es necesario trabajar o esforzarse al máximo. El mollejón es una parte dura de la carne.