Para cajón de muerto, cualquier palo es bueno: Este refrán sugiere que, cuando una persona muere, no importa la calidad del ataúd (cajón). Destaca la fugacidad de la vida y la insignificancia de las posesiones materiales en la muerte.