Para curar el mordisco, babitas del mismo «pizco»: Este refrán sugiere que a veces, para sanar una herida o resolver un conflicto, es necesario recurrir a las mismas personas o circunstancias que causaron el problema en primer lugar.