Por mucho que un hombre se afane, siempre hay quien le gane: Indica que, sin importar cuánto esfuerzo ponga una persona, siempre puede haber alguien más hábil o competitivo.