Predicar con el ejemplo es el mejor argumento: Indica que las acciones son más convincentes que las palabras, y que las personas deben comportarse de acuerdo con lo que predican.