Quien bien quiere a Beltrán, quiere a su can: Significa que si alguien aprecia a una persona, también acepta sus imperfecciones o aspectos menos deseables.