Quien se alegra del mal del vecino, el suyo le viene de camino: Advierte sobre la importancia de no alegrarse del infortunio ajeno, ya que puede ser un presagio de que algo similar podría ocurrir en el futuro.