Si os duele la cabeza, untaos la rabadilla con manteca: Este refrán sugiere que si alguien tiene un problema en un lugar, a menudo se aplica un remedio inadecuado en otro lugar, lo que no soluciona el problema real.