Si sale cara, gano yo; si sale cruz, pierdes tú: Este refrán se utiliza en situaciones en las que alguien siempre sale beneficiado, sin importar el resultado.