Siempre se rompe la soga por lo más delgado: Este refrán nos recuerda que, en una situación de tensión o presión, lo más débil o frágil es lo que cede primero. A menudo se utiliza para advertir sobre la importancia de considerar la resistencia y la fragilidad de los materiales o estructuras antes de someterlos a tensiones excesivas.