Sobre gustos no hay nada escrito: Esta expresión subraya que las preferencias y opiniones varían de una persona a otra y que no existen reglas universales para determinar lo que es bueno o malo en términos de gustos o preferencias personales. En otras palabras, lo que a una persona le gusta, puede no gustarle a otra.