Tan bonita la dentadura y tan mala la pronunciación: Este refrán resalta una contradicción entre la apariencia y la habilidad de alguien. Se sugiere que una persona puede tener una apariencia atractiva, como una hermosa dentadura, pero carecer de habilidades o cualidades, como una mala pronunciación.