Tanto nadar para morir en la orilla: Este refrán resalta la ironía de invertir mucho esfuerzo o tiempo en algo, solo para no lograr el objetivo final. Puede aplicarse a situaciones en las que una persona trabaja arduamente pero no alcanza sus metas.