Tiene que pedirle permiso a un pie para mover el otro: Este refrán se utiliza para describir a alguien que es muy cauteloso o indeciso en sus acciones. Sugiere que esta persona es tan cuidadosa que incluso necesita permiso para dar un simple paso.