Toda flor quiere ser fruto: Este refrán alude al deseo inherente de crecer, desarrollarse y lograr algo más significativo en la vida. Así como una flor aspira a convertirse en fruto, las personas a menudo buscan alcanzar sus metas y objetivos personales.