Todo depende del color del cristal con que se mire: Este refrán destaca que la perspectiva y la interpretación de las situaciones pueden variar según la percepción de cada individuo. Lo que puede ser positivo para una persona puede ser negativo para otra, y viceversa. En resumen, subraya la subjetividad de la realidad.