Todos nacemos llorando y nadie se muere riendo: Este refrán resalta la ironía de la vida. Comenzamos la vida llorando al nacer y, en contraste, la mayoría de las personas no se mueren riendo. Subraya la idea de que la vida está llena de desafíos y dificultades, pero también puede tener momentos de alegría y felicidad