Una sonrisa no cuesta nada pero vale mucho: Este refrán destaca el valor de una sonrisa amigable y cómo puede tener un impacto positivo en las interacciones sociales. A pesar de no tener costo alguno, una sonrisa puede hacer que las personas se sientan bienvenidas y apreciadas.